¿Cuánto cuesta un empleado que fuma?

Certificaciones de edificios sustentables como LEED y WELL promueven la implementación de políticas de no fumar como parte de sus requisitos obligatorios, con la intención de proteger a las personas de humo de segunda y tercera mano (1).

Son ya conocidos los problemas a la salud asociados al consumo de cigarro; por ejemplo, ataques de asma, infecciones respiratorias, cáncer de pulmón y ataques fulminantes. Sin embargo, pocas veces se menciona cuánto le cuesta a una empresa un empleado que fuma.

De acuerdo a Berman et al., el costo estimado adicional de emplear a un fumador es de $5,816 USD al año en los Estados Unidos. Este costo es el resultado de la suma de varios factores como la pérdida de productividad por ausentismo y presentismo, breaks para fumar y costos adicionales relacionados a seguros médicos.

La pérdida de productividad por presentismo se genera debido a la adicción a la nicotina. Un fumador comenzará a tener síntomas mentales y físicos de abstinencia después de solo 30 minutos de haber inhalado nicotina, lo que impacta considerablemente en su productividad. Burman et al., estima de manera conservadora que la pérdida de productividad por presentismo representa al menos el 1%. Por otro lado, se estima que los empleados fumadores se ausentan en promedio 2.6 días al año más que los no fumadores.

La pérdida de productividad asociada a los breaks para fumar se cree que es por mucho el costo más representativo. Varios estudios indican que la cantidad de tiempo perdido por breaks para fumar va de 8-30 min/día. No obstante, este número puede incrementarse si se requiere abandonar la propiedad para fumar.

La certificación WELL promueve el  crear programas y brindar apoyo a los empleados para dejar de fumar y es con estos datos que es posible apreciar beneficios adicionales para las empresas, además del cuidar la salud de sus empleados.

(1) Humo de tercera mano: Nicotina y otros químicos del tabaco que permanecen en las superficies (muebles, ropa, ropa de cama, alfombras y otras) después de haber fumado.

Referencia: Berman et al. (2014) Estimating the cost of a smoking employee.